Japón día 3

Palacio imperial, Tokyo tower, Roppongi y Shibuya

En un principio este día lo dedicaríamos a ver el monte Fuji, pero como las previsiones daban lluvia, cambiamos de planes y seguimos visitando Tokyo.

Después de comprar nuestro desayuno reglamentario en el supermercado Lawson, cogimos la Hibiya Line desde Kodenmacho hasta Hibiya para ver por fuera el Palacio Imperial. Llovía bastante y como tampoco había mucho que ver además del puente, nos fuimos rápido de allí.

Aprovechamos para hacer unas fotos a la estación de estilo europeo de Tokyo y andubimos por Ginza en busca de algún starbucks para resguardarnos de la lluvia. Despúes de redesayunar decidimos ir a la Tokyo Tower, pero antes necesitabamos comprar un paraguas. Como siempre, encontramos otro súper 24h para salvarnos la vida. Tokyo está lleno de ellos. Salimos de allí con un par de coca-colas, un pincho-salchicha y un paraguas transparente para seguir con la caminata.

Comimos en un restaurante de esos que tienen la máquina con foto y precios que pasó sin pena ni gloria y seguido llegamos a la torre. La verdad es que hacía un día penoso de niebla, pero ya que estábamos allí decidimos subir y ver las vistas. Arriba, en el mirador, nos tumbamos (después de varias intentonas) en la ventanilla de metacrilato que hay en el suelo para ver la altura que hay (vértigo, da un rato…). Ya abajo, aprovechamos para visitar el templo Zojoji y sus estatuas de jizo.

 

Y aún nos quedadon fuerzas para ir a pata a Roppongi Hills. Paseamos tranquilamente cerca de media hora antes de ver a Maman, una escultura igual a la que nosotros conocemos como mamá araña y que está en el Guggenheim de Bilbao. El edificio de Roppongi tiene un mirador en la azotea, pero con el día que hacía decidimos que no merecía la pena gastarse las perras en subir.
Ahora sí que estábamos reventados, así que, derechos al hotel a ducharnos y descansar un poco antes de volver a salir.

Shibuya fue nuestra eleccíon para pasar la tarde-noche y cenar. Compramos en el centro comercial al lado de la estación de metro y nos hicimos un par de fotos con la estatua de Hachiko antes de cruzar el famoso paso de cebra. La zona nos encantó, súper animada con comercios, luces de neon y mil restaurantes.

Vi un Burger King y me pedí una hamburguesa para saciar mis ansias carnívoras. Juneau aún no había cenado nada así que nos decidimos por un pequeño restaurante de barra y máquina con fotos. Pillé una sopa de brotes de soja por error, creyendo que era soba. Pero con las gyozas acertamos de pleno. Además un hombre que se sentaba a nuestro lado nos explicó amablemente cómo mezclar las salsas para untar las empanadillas. Nos pedimos otra ración. Estaban de muerte.

Volvimos al hotel muertos pero habiendo aprovechado el día al 100 %.

 

Gastos:
-Desayuno: 495Y
-Metro: 320Y
-Starbucks: 860Y
-Metro: 320Y
-7 Eleven: 800Y
-Paraguas: 400Y
-Torre de Tokyo: 1640Y
-Moneda Torre: 450Y
-Comida: 1260Y
-7 Eleven: 330Y
-Cosmética: 1179Y
-Metro: 760Y
-Burger King: 680Y
-Lush: 550Y
-Cena: 900Y
-Bebida Máquina: 120Y
-Metro: 380Y
-Total: 11444Y=83.99€

 

<<<Anterior          Siguiente>>>

Compartelo en...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn