Homenaje a la hospitalidad

La generosidad de los que sí tienen

 

Hoy quiero hablar de la hospitalidad y la generosidad. Siempre hemos pensado (y me incluyo) que la hospitalidad siempre es mayor en los países más pobres y entre la gente que no tiene nada. Esa frase de “no tienen nada y te lo dan todo” es totalmente cierta pero no es una verdad absoluta. También la gente de occidente, con sus sueldos medios y su hipotecas, puede llegar a ser tan hospitalaria y generosa como la gente que menos tiene. Gente que te lo hace fácil, gente que confía en ti y te deja las llaves de tu casa y te ofrece su mejor comida. Que te deja dormir en su cama, que te dice “esta es tu casa” y te lo dice de verdad.

Nosotros la primera vez que fuimos a casa de alguien (allá por el 2008) fuimos a casa de unos chicos que conocimos 5 minutos antes de que nos metieran en su casa. Owen Owen conoció a través del online de la xbox360 a uno, que a la vez era amigo de otro que también jugaba con ellos y a la vez conocía a otro… Una cuadrilla de colegas que se conocía desde el cole, vaya. Ya pasado un tiempo, nos animaron a subir. Podríamos haber sido gente chunga, que bebe sangre o vete tú a saber qué (que el mundo está muy mal, oiga), pero allí que nos invitaron y nos acogieron. Y no sólo eso, R (lo llamaremos así por la protección de datos) nos recogió en un pueblo a las afueras de Madrid, San Agustin de Guadalix, y desde allí nos guió hasta su casa. He de decir que cuando aquello bajamos sin gps y sin whatsapp, con la ruta impresa de Vía Michelin. Éramos unos valientes. No contentos con guiarnos por el agobiante tráfico de Madrid, nos hizo una ruta en coche por las zonas más interesantes del centro. El tío nos llamó al móvil y nos hizo de audioguía. ¡No me digáis que no mola!

Ya una vez en casa, conocimos a P, La Pelirroja. Una de esas personas que transmiten dulzura y calma cuando hablan. Un angelito te diría yo, y si me apuras hasta Santa, que para aguantar las constantes vaciladas de R todos los días hay que ser Santa Santísima. 😉

Después de eso hemos bajado en varias ocasiones a Madrid. Hemos ido catando casas ajenas y nos han acogido igual de bien. Una vez incluso llevamos a una amiga con nosotros para coger un vuelo desde Madrid y nos trataron como reyes. La última que liamos (bueno la liaron ellos) fue en la final de La Copa del Rey del 2012 que disputaron el Barsa y el Madrid en el Calderón. Con uno del Athletic, otro del Barça y otro colchonero no podía salir nada bueno. No se les ocurrió otra cosa que seguir con la fiesta en casa, donde despertaron a la pobre Pelirroja. Llego a estar allí yo y os sacamos a escobazos de casa entre las dos.

 

El caso es que hace poco pudimos devolverles el favor a R y a La Pelirroja. Les acogimos en nuestra humilde morada lo mejor que supimos ( hasta donuts de chocolate para desayunar). Incluso dejamos que R nos convirtiese la casa en una sauna finlandesa XD. El caso es que para nosotros era muy especial que los primeros en venir a casa fuesen ellos, ya que habían sido las primeras personas en acogernos a nosotros. No sé, era como cerrar un círculo, devolver el favor de la misma forma.

Pero la pelirroja y R, como son así de majetones, nos regalaron un proyector de olas marinas para relajarnos… Un regalazo. Así era la pelirroja, súper detallista y creativa. Hasta se hacía sus propios pantalones la tía apañá. Una artista, una buena persona y una gran amiga. Este es mi homenaje para esas personas que te ofrecen todo lo que tienen, material e inmaterial, pero en concreto es un homenaje para ella. Casualidad o no, doy las gracias a la oportunidad de darte un último abrazo que permanecerá muy vivo en mi memoria. Cuando mire el océano sobre mi cabeza, pensaré en ti.

Con cariño, Juneau.

 

Compartelo en...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn
  • Mrsarania

    Me has emocionado