Costa Oeste día 2

Venice Beach-Santa Monica-Observatorio Griffith

 

Nuestro primer día en los Angeles empezó un poco pronto para mi novia que ya estaba con los ojos como platos a las 4 de la mañana por el dichoso jet lag. Hoy nos tocaba visitar la costa y acabar el día con una panorámica de los Angeles.

Después de ducharnos nos fuimos a ver como era aquello del desayuno buffet continental. Pues básicamente era una encimera en la cual había bollería, cereales, leche, zumo y fruta… Bastante apañado la verdad!

Después de esto, directos al coche. Llevábamos ya desde Bilbo metidas las direcciones a las que queríamos ir en el gps lo que nos ahorró bastante tiempo (a veces, otras veces nos metía por caminos dejados de la mano del señor…)

Nuestro primer destino era Venice beach. Teníamos pensado meternos al agua del pacífico asique íbamos con nuestro bañadores puestos (ilusos…). Cuando llegamos allí y metimos los deditos en el agua se nos quitaron las ganas de golpe…¡QUE FRÍA! ya sabíamos que era pleno marzo pero como estábamos acostumbrados al agua del cantábrico…

Dimos una vueltilla por el paseo marítimo, vimos los gimnasios que tantas veces han salido en la tele, y tuvimos la suerte de coincidir con la grabación de ninja warrior , un programa estilo humor amarillo pero occidentalizado.

Después cogimos el coche para ver los canales y ya nos dirigimos al muelle de Santa Mónica.
Después de dar un mogollón de vueltas para aparcar el coche, nos metimos hasta el fondo del muelle y allí por 10$ podíamos dejar el coche hasta las 10 de la noche. Perfect!
Aún era prontito por la mañana, asique no estaba demasiado lleno. Dimos un voltio y luego salimos de allí hasta 3rd street promenade y a pasear un poco por palisades park.

Ya teníamos bastante hambre asique nos acercamos otra vez a la zona del muelle con la intención de comer. Vimos el Bubba Gump y ¡Allí que fuimos derechos! ¡Era visita obligada! Pedimos un par de combos para los dos y allí comimos la mar de agusto con vistas a las playas de Santa Mónica.
Con la panza llena y el solillo sobre nuestras cabezas nos sentamos un rato en la playa a hacer la digestión y a disfrutar un poco del calorcito californiano. ¡Qué agustito se estaba!

Nos hicimos las fotos de rigor, en plan Mich Buccanan y paseamos un poco debajo del muelle en busca de percebes!
Después de sacar a mi novia a rastras de la playa, nos metimos al coche y pusimos rumbo al cartel de HOLLYWOOD. Nos hicimos fotos en todos los ángulos y posiciones gracias a la compra estrella de un trípode. Si vais en pareja, con el coche y tenéis pensado visitar parques naturales os va a ser muy útil.
Ya a media tarde nos acercamos al observatorio Griffith. Mala previsión nuestra fue no prever que era sábado y que aquello iba a estar petado de coches. Aparcamos bastante lejos y subimos dando un paseo. Una vez arriba, nos dimos cuenta de lo basta que es la ciudad de Los Angeles. Hasta donde alcanzaba la vista era ciudad; una pasada. Vimos un poco el observatorio por dentro y vimos caer el atardecer.
Era tarde y decidimos ir a cenar cerca del hotel. Al día siguiente nos esperaba el paseo de la fama y había que madrugar para ir andando.

 

 

Gastos:
Parking: 8€
Perrito caliente: 3,5€
Comida: 40€ (Propina incluida)
Starbucks:7€
Cena: 15€
Total: 73,5€

 

<<<Anterior          Siguiente>>>

Compartelo en...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn