Homenaje a la hospitalidad

La generosidad de los que sí tienen   Hoy quiero hablar de la hospitalidad y la generosidad. Siempre hemos pensado (y me incluyo) que la hospitalidad siempre es mayor en los países más pobres y entre la gente que no tiene nada. Esa frase de “no tienen nada y te lo dan todo” es totalmente cierta pero no es una verdad absoluta. También la gente de occidente, con sus sueldos medios y su hipotecas, puede llegar a ser tan hospitalaria y generosa como la gente que menos tiene. Gente que te lo hace fácil, gente que confía en ti y te deja las llaves de tu casa y te ofrece su mejor comida. Que te deja dormir en su cama, que te dice “esta es tu casa” y te lo dice de verdad. Nosotros la primera vez que fuimos a casa de alguien (allá por el 2008) fuimos a casa de unos chicos que conocimos 5 minutos antes de que nos metieran en su casa. Owen Owen conoció a través del online de la xbox360 a uno, que a la vez era amigo de otro que también jugaba con ellos y a la vez conocía a otro… Una cuadrilla de […]

Compartelo en...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Costumbres y Tradiciones

 Que el ser humano es de costumbres es de todos sabido   Todos seguimos unas pautas y tenemos nuestras supesticiones y manías. Y en nuestros viajes no iba a ser menos. Ya en nuestro primer viaje allá por 2008, A.D. Whatsapp, instauramos la que sería nuestra tradición más golosa. Siempre que montamos en un avión hay que llevar M&M´s. A mí, que soy agradecidísima para la comida, no me supone ningún trauma la comida de los aviones pero Owen ver el menú a bordo se convierte en una sucesión de quejas y muecas. Por eso mismo, siempre llevamos un vívere de supervivencia extrema. ¿A alguien se le ocurre algo mejor que cacahuetes recubiertos de chocolate para sobrevivir? Viaje tras viaje se hizo una tradición, hasta la vez que se nos olvidó comprarlos y acabamos pagándolos a bordo del avión por un riñon, sangre de unicornio y un leprechaun. No salió barato, pero las tradiciones son sagradas. Otra de nuestras costumbres, y seguro que la de muchos más, es buscar el punto más alto en destino y subir a él. Ya sea un edifico, un mirador o un puente, si es el punto más alto, allá que vamos. Lo interesante de […]

Compartelo en...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn